La toga, el mazo y todo lo que decora una sala de vistas está concebido para otorgar al pleito una dimensión mágica y al juez de un halo carismático.